Hay fotografías que no tienen precio, pero que lo valen todo

No es cuestión de presupuesto. Es cuestión de prioridades

Al igual que cualquier otro profesional he escuchado muchísimas veces las palabras «se nos va de presupuesto». Esto es algo comprensible, pero en mi opinión, no es una cuestión de presupuesto, sino una cuestión de prioridades. En esta ocasión no voy a hablaros de momentos mágicos, recuerdos increíbles ni de historias de amor verdadero. Tampoco voy a dirigirme directamente a mis clientes, ya sean pasados, presentes, o posibles futuros, sino a mis compañeros de profesión y sector que han escuchado tantas veces como yo ese argumento. Hoy voy a hacer precisamente aquello por lo que para muchas parejas soy una de sus principales prioridades en su boda. Voy a ser sincero, claro y directo. Obviamente cuento con que mis palabras no gustarán a todos, pero, al igual que con mis fotos, tampoco lo pretendo. Eso sí… Seas quien seas, si este texto llega a ti, lo entiendes y empatizas con él, me conocerás un poquito más.

 

Un abrazo verdadero no entiende de presupuestos

 

Todas las parejas, sea más alto o más bajo, tienen un presupuesto medianamente definido en mente a la hora de empezar a organizar su boda. Este presupuesto se reparte entre todo aquello que dicha pareja quiere que forme parte de su boda, y esta división inicialmente se hace, como es lógico, a ojo. Probablemente esta pareja tenga referencias de cuánto pueden costar más o menos unos servicios u otros, y en base a eso, priorizan.

 

Priorizar me parece no solo maravilloso, sino lógico y totalmente necesario independientemente del presupuesto inicial. ¿Por qué? Porque el presupuesto inicial de esta pareja no es más que eso, una aproximación, y como la mayoría de las estimaciones que se hacen a ojo, se suelen quedar muy cortas. Desde el momento en el que una pareja haya definido el precio de cada uno de los servicios con los que quieren contar, por muy bajos que sean los de estos, simplemente, se les saldrá de presupuesto. Y no, ni es mentira ni es una excusa, es la realidad. Ahora, teniendo en cuenta que casi con total seguridad, por exceso de optimismo a la hora de bocetear el presupuesto, la mayoría de servicios se les saldrá de la cantidad que tenían fijada para cada uno de ellos, llega el momento de priorizar.

 

Los recuerdos no entienden de presupuestos

 

Podría hablaros de la importancia de un buen reportaje fotográfico de bodas, pero no se trata solo de eso, sino de cualquier servicio que tenga que ver con la boda. Obviamente para mí, que no solo me dedico a ello, sino que me encanta hacerlo, el reportaje fotográfico de mi boda será una de mis principales prioridades. Aun así entiendo que no para todo el mundo sea igual, y que lo que es muy importante para mí puede no serlo en absoluto para otra persona.

 

Te dediques a lo que te dediques tienes que valorar tu trabajo y, ya que cualquiera puede decir que es profesional con palabras, demostrar tu verdadera profesionalidad con actos porque, aquellos que valoren y busquen a un verdadero profesional como tú, sabrán notar la diferencia.

 

fotografías que importan más que el presupuesto del reportaje

 

Obviamente, no es lo mismo una persona que tiene un juego de cuchillos «muy buenos» y, no solo hace filetes de jamón en vez de lonchas, sino que destroza y desperdicia gran parte de la pieza, que un cortador de jamón profesional como Alejandro Martín, o un equipo de cortadores profesionales como Alcorte.net, que no solo saben cortar el jamón, sino que además saben cómo aprovechar al máximo cada pieza. Si eres cortador profesional cobrarás más, pero también darás mucho más, y eso es algo que tus clientes deben tener en cuenta.

 

No es lo mismo una persona que va a la sección de vidrio de Ikea y compra todo aquello que haya visto en Pinterest, que una verdadera wedding planner como Wed&Bazaar, La Variopinta, Eventos Forever o Hojas de Felicidad, que, más allá del increíble gusto que tienen para decorar, conocen los tiempos y los contratiempos con los que nadie suele contar. Sí… las verdaderas wedding planners cobraráis más, pero cuando sobre el papel todo estaba bien, y algo falla, sabéis qué hacer.

 

Cuando hay cosas más importante que el presupuesto, puedes recordar momentos como este.

 

No es lo mismo una mesa con las gominolas de toda la vida que el candy bar, o mejor dicho, la performance, que crea Malakos con sus gominolas suecas en cada evento. Al igual que no es lo mismo una mesa de dulces a granel que la repostería casera de Bendito Cupkake. Sí… no solo cobraréis más… sino que seguramente en muchos sitios, con el banquete, se lo regalarán a vuestros posibles clientes… Pero quien diga que es lo mismo, miente.

 

No es lo mismo una cuenta premium de spotify, con las últimas listas de éxitos y un par de tiras LED de colores, que DJs profesionales como DJ Completo, G-Events o Global Sound que, aparte de  ser capaces de montar toda una discoteca en cualquier lugar, consiguen lo más importante. Hacer que la gente baile y mantener el ritmo durante toda la barra libre. Sí. al igual que el candy bar, muchos sitios regalarán o incluirán al DJ… pero puedo asegurar por experiencia que es mucho mejor una barra libre de tres horas con la gente a tope que una de cinco horas en las que el DJ-Spotify ha arrebatado las ganas de vivir a todos los invitados.

 

momentos que importan más que el presupuesto del reportaje

 

Y obviamente, no es lo mismo una persona con «una cámara de las grandes», «de las buenas», «de las profesionales», que un fotógrafo que no solo sabe encenderla y pulsar el disparador, sino que además sabe cuándo hacerlo, desde dónde y con qué ajustes. De las diferencias entre un «ente con cámara» y un fotógrafo profesional podría hablar durante horas sin mencionar las palabras pirata, impuestos, o autónomos, ya que creo que tampoco es lo mismo un fotógrafo legal que un fotógrafo profesional, pero ese es otro tema.

 

 

Entonces… ¿Tenemos que convencer a toda pareja que vaya a casarse de que contrate lo mejor de lo mejor para que todo salga bien en su boda? No. Dejad tranquilas a las parejas, que ellos, en el momento de ponerse en contacto con nosotros, ya deberían saber qué es importante para ellos y qué no, y si no lo saben, en mi opinión, se han saltado un paso muy importante, ya que toda pareja que vaya a casarse y esté organizando su boda, lo que tiene que hacer, antes de nada, e independientemente del presupuesto, es poner en orden sus prioridades.

 

 

Como comentaba al principio, he escuchado muchísimas veces que el precio de mis reportajes se va de presupuesto o que soy muy caro. Sin entrar en que barato o caro depende de la percepción de cada uno, entiendo perfectamente que cualquier persona pueda verlos así. Pero cada vez que me dicen que me voy de presupuesto, lo único en lo que puedo pensar es en todas aquellas parejas para las que realmente fui una de sus prioridades principales. ¿Y sabéis? Eso es lo que más me importa. Porque eso se nota. Tanto de ellos hacia mí, como de mí para hacia ellos.

 

He estado en bodas en las que el vestido de la novia costaba tres o cuatro veces menos que el reportaje que me habían contratado. En las que me han contratado antes de saber siquiera en dónde se iban a casar o incluso antes de decírselo a sus padres. Es más, en las que incluso, antes de tener la fecha clara, me han preguntado cuales tenía disponible para tenerlo en cuenta a la hora de fijarla. He estado en bodas en las que uno más de los invitados era yo. En las que desde primera hora hasta la última me han hecho sentir de la familia. En las que han priorizado sus recuerdos por delante del papel y de lo físico. Que aun pudiendo contratar por el mismo precio el reportaje fotográfico de boda con álbum y álbumes de padres, han preferido contratarme a mí para lo más importante, la base, el reportaje, porque no querían tres copias de un álbum si en su interior no contaba yo su historia. En las que me han dado regalos como a sus amigos y familiares más cercanos. ¿Y sabéis que tienen todas esas bodas en común? En que aun cuando se les iba ligera o totalmente de su presupuesto inicial, e incluso cuando han tenido que pedir un préstamo para contratarme, no les ha importado, porque el fotógrafo de su boda tenía que ser yo sí o sí, y si en todas las bodas me dejo siempre la piel, cuando me valoran así, LO DOY TODO.

 

 

Estos ejemplos me muestran y me recuerdan que no es una cuestión de presupuesto, sino una cuestión de prioridades, por lo que mis reportajes de boda no se van de presupuesto, se van prioridades. Por eso mismo, cuando una pareja que ha mostrado interés en mi trabajo desde un principio, finalmente me dice que, lamentándolo mucho, mis precios se les van de presupuesto, entiendo que no soy lo que buscan y me alegro porque sé que lo encontrarán en otro sitio. Además así, ya que únicamente hago una boda por fin de semana, podré dedicar dicho fin de semana a una pereja que realmente valore mi trabajo, mi dedicación, y que realmente me valore a mí. Inevitablemente algunas veces me duele oírlo o leerlo. Sobre todo después de haber creído notar cierto feeling entre nosotros. Creo que la ocasión más dolorosa para mí, por no decir insultante, fue cuando una pareja, a la que además recomendé varios proveedores, me pusieron por detrás de los fuegos artificiales en su orden de prioridades, y claro, «todo suma y no se puede tener todo». Aun así, y aunque a veces me cueste y no pueda compartirlo, lo entiendo y creo que es mejor así.

 

Creo que no tenemos que preocuparnos por entrar en el presupuesto que se haya imaginado cada pareja que nos pida información, ni mucho menos enzarzarnos en guerras de precios, ofertas o descuentos de última hora para «cerrar una fecha». Lo que tenemos que hacer es preocuparnos por ser la mejor opción para aquellas parejas que realmente valoran lo que hacemos sin importar el presupuesto, demostrándoles además que lo mejor que podrían haber hecho era elegirnos a nosotros.

 

 

A los que habéis confiando en mí, a los que lo hacéis ahora, y a aquellos que lo haréis en el futuro, GRACIAS.

Dave Casanova

8 Comments
Share Post
8 Comments
  • Dave,
    Sin lugar a ninguna duda, mi prioridad siempre ha sido y será la profesionalidad, por eso te elegí, por eso conseguimos unas fotos tan estupendas, captar el Aquí y Ahora como tú lo haces, es una virtud que junto a tu compromiso e implicación en cada uno de tus proyectos consigues que estos sean ÚNICOS.
    Un abrazo
    Cab3ro

    20 agosto, 2019 at 1:30 pm
  • Mil veces lo hemos hablado y mil veces más seguiremos de acuerdo en que son prioridades y RECUERDOS VIVOS, esa es la diferencia, en que en tus fotos todos volvemos a vivirlo de nuevo.
    Eres un crack.

    20 agosto, 2019 at 2:57 pm
  • Tatiana
    Responder

    Gracias Dave. Y mil gracias por ser como eres asi de especial

    20 agosto, 2019 at 7:12 pm
  • ANA
    Responder

    Jordi y yo no podemos estar mas de acuerdo con tu post. Se resume en eso, prioridades!y feeling!Nosotros desde que te conocimos lo tuvimos claro. Fue ver tu trabajo y tu manera de contarnos como trabajas…y lo tuvimos claro. Podiamos prescindir de muchas cosas en nuestra boda pero teniamos clarisimo q tu estarias en ella! Y hoy…2 años despues…lo tenemos igual de claro! Si volviesemos a casarnos (todo se andara, para los 10 años…jiji)tu estarias ahi!gracias a ti revivimos ese dia cada vez q vemos las fotos y eso…no tiene precio!

    22 agosto, 2019 at 7:24 pm
  • Patricia
    Responder

    Solicito presupuesto de preboda y boda.
    Gracias un saludo!

    18 septiembre, 2019 at 12:38 pm

Post a Comment

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies